Relatos

Miradas tímidas.

«En esta maleta no cabe casi nada, lo supe desde el momento en que salí con ella de la tienda, pero no pude evitar entrar a comprarla cuando pasé por aquel escaparate.

Entre esa amalgama de bolsos, maletines y algún zapato, allí, prácticamente pasando desapercibida, como tímida, me miró, la miré… ¿puede mirar una maleta?

No estoy segura, pero lo que supe inmediatamente fue que tenía que hacer el gran cambio.

No necesitaba llevar tantas cosas, era perfecta, solo necesitaba elegir mi primer destino.

Y pensándolo bien, creo que lo que vi fue mi rostro reflejado en el cristal».

Acuarela realizada a mano con Viviva Colorsheets.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.