Obra

Al Cielo con Fe.

Recuerdo que, a pesar de lo miedosa que soy y el pánico que me dan los cohetes, hubo un año en que – supongo, en un ataque de locura – bajé a la parte de abajo del mirador a ver la operación 2000,y ese momento en que se comienzan a prender todos los cohetes, y a silbar todos al unísono para salir disparados, ese momento en que se te encoge el alma y casi la vida, es inexplicable salvo para los que somos villarteros; no se me ocurrió ninguna escena mejor para representar nuestras fiestas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.