Pequeñas diferencias para cambiar el mundo.

Ayer me reconcilié con el mundo, por esas casualidades de la vida que las conjunciones astrales a veces te ponen en el camino.

Resulta que en la oficina hemos hecho algunos cambios de mobiliario y como somos partidarios de no estropear el medioambiente más de lo que ya está, tirando más cosas a la basura, menos aún cuando están en buen estado y se pueden reutilizar, pues buscamos opciones para, de paso, si podíamos sacar algún beneficio para la Trailwalker del año que viene, genial, así que subí las fotos a Wallapop.

A pesar de que el rollo vintage está de moda, no hubo manera, y con ganas de dejar de ver la sala de espera de dentista en la que se había convertido una de las salas de reuniones, me puse en contacto con empresas que recibían donaciones, tipo fundaciones solidarias sin ánimo de lucro.

Y aquí, a través de Pont Solidari, me pusieron en contacto con Fundació Privada Autisme Guru, que eran quienes iban a quedarse nuestros muebles.

Media hora de charla con Xavi, que es uno de los responsables de este maravilloso proyecto en el que llevan trabajando años con una pasión y dedicación brutal, me sirvieron para darme cuenta de que todavía hay esperanza para la humanidad, pero que lo que falta es visibilildad y más apoyo para todas estas personas, fundaciones y asociaciones que se dejan la piel y el alma en mejorar la vida de los demás.

Precisamente ahora parece que hay una corriente de concienciación y buenrrollismo con la peli de Javier Fesser, Campeones, que es verdad que es muy buena, está genial, y que es una ejemplo brutal de superación, pero por favor, que no se quede en eso, en una moda; al final para lo que me ha servido esta experiencia (a la que estoy dando vueltas para ver cómo poder seguir vinculada) es para preguntarme: ¿qué aporta al mundo lo que hago en mi trabajo en el día a día? No necesito ser Bill y Melinda Gates, pero sí quiero saber que lo que hago aporta al menos una pequeña diferencia para mejorar algo la vida de alguien, y no me refiero a asegurar que puedan tener un mejor coche :).

Al final, pequeñas diferencias pueden hacer un gran cambio, y sí, es posible, que en el fondo, finalmente sea una acción egoísta para irnos a la cama con la conciencia tranquila por pensar que hemos puesto nuestro granito de arena, pero aunque así sea, bienvenido sea.

Pero os aseguro que lo que me transmitió Xavi cuando me contaba por ejemplo que una de las chicas de la residencia todavía recordaba como si hubiera sido lo más grande de su vida, el día que la llevó al cine, de verdad que te pone los pelos de punta, y creo que es por una parte de pura envidia, de ver lo poco que valoramos las cosas y lo que nos poderdemos con ello, y por otro lado de pura vergüenza, de ver todo lo que todavía hay por hacer y se puede hacer y muchas veces miramos para otro lado porque pensamos que no va con nosotros.

¡¡Muchas felicidades Fundació Privada Autisme Guru por esos 50 años y por esa maravillosa labor!!

       
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.