No, si al final me hago adicta a esto del Mindfulness…

Tengo que reconocer que siempre he sido bastante escéptica con todos estos temas de autoayuda, relajación y similares; por suerte, porque no es algo que haya que tomarse a la ligera, no he sufrido ansiedad ni estrés como tal, lo que no quiere decir que como todo el mundo no haya tenido momentos puntuales en que haya querido mandar todo a tomar vientos.

De hecho, he participado en algún taller de Mindfulness, que está últimamente tan de moda, y aunque tengo que reconocer que fue entretenido, no dio ningún giro especial a mi vida.

Mi momento Mindfulness es por la mañana con mi media hora de desayuno, relajada, tranquilamente, disfrutando de los posos, como dice mi marido, y ese momento es el que, pase lo que pase a lo largo del resto del día, sé que va a ser mi momento de relax.

¿No trata de eso el Mindfulness, de la conciencia del aquí y ahora? Así que yo, con mi media hora de mirar los posos del café no entendía cómo era necesaria tanta parafernalia para simplemente desconectar por un rato para evitar estresarnos.

Mandalas_Dinosaurios

 

Y de repente, en plenas vacaciones de Navidad, me encuentro una tarde con mi sobrino de 4 años que me dice que le ayude a colorear un cuaderno de dinosaurios, él en una página y yo en otra, y ya me vi a mí misma yendo a comprar cuadernos de Mandalas y rotuladores de mil colores, porque realmente era súper relajante (eso sí, que los rotuladores pinten bien y no hagan ruiditos rechinantes porque entonces el efecto es justo el contrario).

 

 

¿A dónde quiero ir a parar? Pues a que, pese a que sigo teniendo mis reticencias respecto al tema del Mindfulness, del coaching y de otro montón de expresiones que hemos adoptado del inglés con el idioma tan maravilloso que tenemos, a veces estas herramientas son un extra que no va del todo mal, sin que quiera decir que me voy a convertir en una fanática.

Aquí podéis encontrar una buena selección, aunque se encuentran en prácticamente todas las librerías:

Mandalas para colorear

En realidad, sigo pensando que son modas y que al final el mejor coach es uno mismo, pero tampoco hace daño apuntarse al carro por un tiempo, y oye si funciona y aporta algo, pues se sigue, así que me he dado de alta en una aplicación que me ha gustado bastante (y que también me ayuda a relajarme bastante cuando tengo mis queridos episodios migrañosos) y que te ayuda a crear unos hábitos de relajación diarios para poder afrontar el día con calma (aunque sigo pensando que nada como trabajar en un aeropuerto durante un tiempo para educar y conocer los límites más extremos de la paciencia y la calma).

Por si queréis hacer la prueba, aquí os dejo el enlace a la aplicación que estoy utilizando:

Calm

www.calm.com

Es una opción buenísima para comenzar la semana desconectando del estrés.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Letra Cuadrado

Escritura Creativa

¡Viajando se aprende!

Viajes en todas sus facetas

Villarta de San Juan

Historia y Memoria

Pippo Bunorrotri

El hombre que susurraba a los sentimientos

Celia Añó

Escritora de fantasía · Dibujante

donespolitecniques

pel canvi professional

al Este por el Oeste

Viajes, intercambios y aprendizaje

Disruptiveness

Coaching and mentoring

Luis Perrone Chef de Cuisine

La cocina de Perrone Luis

Los Gastroviajeros

come y viaja con nosotros

A %d blogueros les gusta esto: